Las zapatillas blancas tienen una doble cara, y es que son un tipo de zapatillas muy atractivas, ya que combinan con mucha ropa, pero son un imán de suciedad, es decir, las zapatillas blancas tienen una tendencia a ensuciarse con facilidad. Por este motivo, es de total normalidad que deseemos tener algún truco de limpieza doméstica para poder dejar tus prendas de calzado blancas como los chorros del oro.

¿Entonces, cómo hacer una limpieza doméstica de mis zapatillas blancas de una manera efectiva?

A pesar de que hay diversos productos químicos de limpieza doméstica que te permiten tener unas zapatillas blancas más pulcras, en este caso utilizaremos remedios algo más naturales para evitar al máximo el deterioro de tu calzado. Has de tener en cuenta que la lejía es muy poco recomendable para la limpieza de tus zapatillas.

El primer truco de limpieza doméstica que presentamos es el blanqueamiento con sal y leche. Los pasos que has de realizar son los siguientes: Primero de todo, vierte agua y leche en mismas cantidades en un recipiente y seguidamente añade media taza de sal gruesa. Lo siguiente es sumergir y dejar las zapatillas en remojo durante 3 horas, finalmente frotas las zapatillas con mucha agua y jabón, las dejas secar y listo.

En el segundo truco de limpieza doméstica nos encontramos con la sal gruesa como protagonista, y es que la sal es un producto bastante efectivo para blanquear las partes amarillentas de tela que tienen las zapatillas blancas con el paso del tiempo. La sal permite despegar la suciedad que queda pegada y realza los tonos blancos.

Para realizar el método salado tendrás que, primeramente, utilizar un cepillo para retirar toda la suciedad excesiva de tus zapatillas, a continuación tendrás que frotar con sal gruesa tanto en el interior como en el exterior del calzado y dejar que haga su función durante 1 hora. Una vez haya pasado la hora, enjuaga tus zapatillas con agua fría y con tu detergente de limpieza doméstica habitual. Finalmente retira los cordones y plantillas de las zapatillas, hay que remojarlas en un recipiente con jabón y agua y finalmente déjalas en secado al sol hasta notarlas completamente secas.

En el último consejo de limpieza de zapatillas blancas nos encontramos como protagonista al amoníaco, ya que es un excelente producto quitamanchas que no provoca ningún daño a las superficies.

Para realizar el blanqueado de tus zapatillas con amoníaco has de, primeramente, realizar un cepillado de tu calzado para retirar las capas superficiales de polvo y suciedad, por consiguiente, tendrás que diluir una pequeña cucharada de amoníaco en 2 litros de agua fría y añadir una cucharada sopera de lavavajillas. Es el momento de sumergir tus zapatillas durante 1 hora dentro del recipiente donde hemos introducido la mezcla comentada anteriormente y enjuagarlas después de pasar el tiempo de reposo. Finalmente frota con un poco de bicarbonato sódico y deja que tu par de relucientes zapatillas blancas se sequen al sol para así tener tus zapatillas como el primer día.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s