Lo creas o no, el orden de tu casa tiene cierta relación con tu estado anímico o mental, y es que si realmente crees que tienes la casa en unas condiciones que no son óptimas, a lo mejor se ha dado el caso de que no estés pasando una etapa anímica en condiciones. En todo caso, si crees que este puede ser uno de los motivos, alomejor sería ideal que contrates a un servicio de limpieza a domicilio y plantearte que está mal en tu propia persona para que saber si eres capaz de realizar la limpieza de tu hogar o si realmente hay un problema que ronda por tu cabeza.

Hay veces que te pasan problemas por la cabeza que te impiden estar de buen humor y tener una óptima calidad de vida, te crea la pereza, tus preguntas a tu propia persona, y te comienzas a plantear preguntas cuando llegas a casa y la ves patas arriba: ¿Por qué soy incapaz de realizar una correcta limpieza de mi hogar? ¿Es que no soy capaz de realizar mis tareas de limpieza? ¿Y si llamo a un servicio de limpieza a domicilio?

Si al contrario, estás de buen humor, y tienes un tiempo libre, te olvidas de la limpieza a domicilio y te preparas para comenzar la mañana con buen humor y realizar tus responsabilidades que, en este caso, serían realizar las tareas del hogar.

‘’Contrato un servicio de limpieza a domicilio porque tengo otros problemas que afrontar primero’’

Dentro de lo que cabe, este título no es una respuesta del todo correcta, aunque si realmente te sientes de esta manera, sí que es aconsejable acudir a un servicio de limpieza a domicilio para solucionar primero tus problemas personales y futuramente realizar las labores de tu casa poco a poco, de manera que vayan aflorando los ánimos. Así que si realmente te sientes sin energía, incapaz de realizar las tareas de tu casa, y con la casa aún así estando en malas condiciones, un servicio de limpieza a domicilio puede ser tu mejor opción.

Para llegar a lograr tus objetivos de limpieza, empezar poco a poco es una gran recomendación. Un día te levantas y dices: ‘’tengo que ordenar mi cuarto pero está todo demasiado desperdigado’’, la mejor opción es empezar poco a poco, es decir, si tienes unos calcetines en el suelo, los recoges y los pones en el cesto de la ropa sucia, así poco a poco, verás que cuando menos te lo esperes han pasado 40 minutos y te encuentras con que realizar el orden de la habitación no era para tanto. Esta idea te permite darte cuenta que no todo cuesta si tienes un poco de esfuerzo y constancia, además, organizarte tu rutina e ideas es un método muy efectivo para un bienestar personal.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s