Al igual que en resto de las habitaciones, comenzamos por retirar todos los adornos que pondremos fuera de la cocina, para limpiar después, y desmontar para limpiar estores, cortinas y demás. Por ello, en el articulo de hoy les vamos a hablar de la limpieza en el hogar, concretamente en la cocina y los procedimientos para lograr una buena limpieza en el hogar en profundidad.

 

LIMPIEZA EN PROFUNDIDAD DE LA COCINA

Ya puedes comenzar a limpiar paredes y techos, siempre el techo primero, y siempre las paredes de arriba para abajo. Para limpiar los azulejos de la cocina, no hay nada más eficiente que el amoniaco, pues a su efecto, hay que introducir su poder desengrasante.

Para poder limpiar el frigorífico, antes deberás desenchufarlo y sacar todos los restos que hay dentro. Limpia en el fregadero con agua y jabón las bandejas y cajones y para el interior, puedes usar un barreño con agua templada incorporando unas cuantas cucharadas de bicarbonato de sodio y unas gotas de zona de limón natural, limpiando todo el interior con una bayeta mojada en la solución, aclarando bien con agua y secar.

Ahora limpia la parte posterior de la parrilla con la aspiradora y si aún quedan restos, puedes incorporar una bayeta muy escurrida con agua de amoniaco. Desenchufa la pared lavadora, lavavajillas y aleja para poder elaborar la limpieza de tubos y parte posterior. Puedes limpiar lavadora y lavavajillas, y puerta del horno de igual manera, acordándote de extraer el cajón del detergente, que puedes limpiar en el fregadero, y restregar bien los mandos de los aparatos con estropajo y agua de agua de amoniaco.

Para una buena limpieza en el hogar en profundidad, insistiremos en la importancia de mover todos los electrodomésticos, para, a parte de elaborar su limpieza posterior y superior, porque siempre están bajo encimera, poder acceder a esa zona del suelo que usualmente no se limpia.

Una limpieza en el hogar sin sacar en orden todo lo que tienes en el interior de los cajones, no es limpieza en profundidad. Limpia bien el interior, con una bayeta que puedes humedecer con agua y vinagre de limpieza, o agua de amoniaco, aclara, seca y alójalas. Haz lo mismo con el interior de los armarios.

Ahora es el turno al techo y puertas de los armarios. Siempre empieza por la parte del techo, porque es probable que choree algo de agua y suciedad, usando de nuevo ese económico y buen aliado de la grasa que es el amoniaco combinado con agua temblada, ayudada por un estropajo que no raye. Aclarar con bayeta humedecida y secar bien.

Si tus muebles son de madera puedes usar después algún spray con ceras, o glicerina, que también incrementará el brillo si tus muebles son lacados. El fregadero y el grifo o cualquier área metálica, quedará espectacular si lo limpias con el producto para limpiar la vitro-cerámica.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s