Somos muchas las personas que disfrutamos de las innumerables ventajas de disponer de un sofá de tela en nuestra vivienda, y aunque seguro que nos encanta, también nos da miedo realizar su limpieza en nuestra casa particular, ya que no conocemos bien el tejido y como tratarlo en cada ocasión. Por este motivo, en la nueva entrada de hoy, veremos cómo debemos realizar esta limpieza y mantenimiento con tal de disfrutar siempre de un sofá reluciente.

Actualmente existe una gran variedad de sofás de tela con unos acabados maravillosos que impiden que los líquidos penetren y resisten perfectamente las garras de nuestra mascota, pero lo cierto es que una buena limpieza es la base de un buen mantenimiento, por lo que, si queremos disfrutar de él durante muchos años, debemos tenerlo muy en cuenda, independientemente de sus cualidades.

Cómo limpiar el sofá de tela de nuestra casa

Lo primero que debemos saber antes de pensar como limpiaremos el sofá es el tipo de tela del que está fabricado, de esta forma, podremos decidir de una forma mucho más certera el tratamiento que le daremos para que se mantenga en perfectas condiciones. Es importante que sepamos que, en la limpieza de nuestra casa particular, siempre debemos utilizar los productos de limpieza por primera vez donde no se pueda ver, como la parte trasera del sofá.

Si en la etiqueta de nuestro sofá observamos que se puede limpiar con un detergente a base de agua, podemos utilizar jabón neutro para lavar la ropa. Para ello, debemos colocar un poco en un recipiente con agua tibia, humedecer una toalla en el jabón, y seguidamente frotar con fuerza toda la superficie de nuestro sofá de tela. Finalmente, debemos humedecer la toalla con agua limpia y pasarla por toda la superficie para eliminar el exceso de jabón, de esta forma, realizaremos una limpieza excepcionar de nuestra casa particular.

En el caso de que nos de miedo utilizar productos químicos para limpiar nuestro sofá, siempre podemos recurrir a los ingredientes caseros, en este caso, debemos hacer una mezcla de un litro de agua tibia con medio vaso de vinagre y una cucharadita de bicarbonato, al igual que en el ejemplo anterior, primero debemos extenderlo por todo el sofá con una toalla húmeda y después eliminar el exceso de producto. En cualquier caso, es importante que debemos secar el sofá.

Finalmente, si la tela no puede mojarse, lo que debemos hacer es una limpieza en seco. Para ello, podemos utilizar solventes sin agua como el alcohol o agua oxigenada.  Si lo hacemos bien el acabado será igual o mejor que con la utilización de productos químicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s